tiempos-cambiando-1

Que los tiempos están cambiando es evidente, y que está sucediendo a una velocidad vertiginosa también.

La vida cada vez nos ofrece menos treguas, algunos ya hace tiempo que tomamos la determinación de vivir en libertad desde la máxima expresión de nuestro Ser Auténtico y como tales, nos vemos inmersos en situaciones que nos exigen una acción rápida, directa y sincera que nos permita seguir en la dirección correcta.

Algunos todavía caemos en lo que yo llamo “las trampas de la modernidad”. Y es que es muy difícil mantenerse totalmente inmune a la era de la información, somos constantemente bombardeados con mensajes del tipo “el método definitivo para …” o “la formula secreta de…” para prácticamente todo lo que cualquier ser humano puede anhelar en esta vida: éxito, desarrollo personal, felicidad, salud, prosperidad, etc.  Vivimos la epidemia del Marketing hasta en la sopa. Algunos lo llaman ciencia, pues tiene sus leyes universales, sus fómulas magistrales y sus principios básicos. Todo perfectamente estructurado y sistematizado, con garantía de resultados científicamente comprobados. Pero, ¿cual es la esencia del Marketing? Lo tenemos claro: vender, comercializar, mercadear, llámalo como quieras.

Y yo me pregunto, ¿se puede comprar la felicidad? ¿se puede vender el desarrollo personal? ¿Se puede comercializar con el conocimiento universal? Muchos me diréis: “Por supuesto, se lleva haciendo desde hace décadas”- Y es precisamente aquí donde entraría en juego el verdadero sentido de comercializar, un concepto donde es muy fácil perderse y enredarse en una agotadora espiral sin sentido para ambas partes, el que compra y el que vende. Caemos en una especie de trueque de vacíos, de intercambio de soledades. En nuestra desesperada ansia de comprar y vender nos olvidamos de que realmente no necesitamos la mayoría de los productos-objetos-servicios que adquirimos, movidos por las emociones lo que en realidad perseguimos es cubrir una necesidad, satisfacer un deseo o aliviar un estado de ánimo por la vía rápida, por el simple deleite en el placer inmediato, nos movemos siempre en el corto plazo.

Reconozco sin tapujos haber sido víctima de esa espiral. Dios me hizo ambiciosa, intensa, valiente y decidida, lo que me ha hecho probar prácticamente todo lo que la vida me ha puesto por delante. Inicié un camino de transformación con Kundalini Yoga y aunque he explorado decenas de senderos distintos para alcanzar la tan ansiada auto-realización, siempre vuelvo al mismo lugar: Yo Soy. Todo está en mi. No necesito nada. Liberación a través de la Conciencia. Esa es la clave. Pero la conciencia ni se compra ni se vende, simplemente se adquiere.

Siento decirte que no quiero saber nada más a cerca de tu método infalible para doblar mis ingresos, no me apetece leer tu libro de claves para el éxito ni voy a comprar tu curso para sintonizarme con la abundancia.  Tampoco me interesa si este blog va a tener más o menos tráfico, me da exactamente igual. Yo escribo porque me sirve para poner en orden mis pensamientos y me ayuda a aliviar la mente y el alma. Y si de paso a alguien le inspira lo que escribo o le hace reflexionar, pues mejor que mejor.

No necesito formulas mágicas para atraer alumnos, pacientes o clientes, simplemente por que yo sólo me relaciono con Personas. Es tremendamente difícil establecer relaciones auténticas y sinceras con las personas. Nos movemos en un mundo en el que todos esperan sacar tajada de algo o de alguien. ¿Dónde encaja la expresión  “Dar sin esperar nada a cambio”  en la ciencia del Marketing?  ¿Dónde está el equilibrio entre vivir de acuerdo a nuestro sistema de valores, ética y filosofía de vida sin renunciar a la libertad económica y financiera?

Señores, estamos aquí para establecer puentes, para crear nexos de unión, para facilitar la experiencia de crear espacio en otros a la vez que exploramos nuevas dimensiones en nosotros mismos, es así como cumplimos con nuestro propio camino de auto-realización personal. Esto es un trabajo en equipo, una vía de dos direcciones, un intercambio en toda regla. Cuando establecemos ese flujo, lo demás viene dado.

Yo misma he sido programada, desprogramada y vuelta a programar con un montón de creencias a cerca del dinero. ¿Puedo confesarte algo? Todavía no se muy bien donde estoy a ese respecto. Ni me apetece saberlo, al menos por ahora. Solo puedo decirte que para mi, el dinero es el valor que le doy a mi esfuerzo y sacrificio por los demás, para a su vez, poder expresar mi gratitud hacia otros por su propio esfuerzo y sacrificio. Prefiero enfocarme en lo que me hace feliz con plena y total confianza en que soy merecedora de todo lo bueno que pueda sucederme y que de hecho me sucede.  Ni tampoco me agobio en absoluto por lo que en este momento no puedo permitirme. Simplemente todo es perfecto tal y como es, tengo a mi alcance todo lo que necesito en este preciso instante para servir a mi propósito y poseo las cualidades, virtudes y herramientas para crear cualquier cosa que me proponga.

En esta tranquilidad despreocupada, en la relajación que ofrece la confianza en el pulso del Universo, cuando has tomado la decisión de darte a ti misma lo mejor que tienes disponible en lugar de prostituirte para malvenderlo a los demás,  precisamente en ese instante es donde sucede la magia de atraer las oportunidades más maravillosas hacia ti

Pero ojo, no te equivoques ni caigas en el error de relajarte demasiado y no hacer nada en absoluto. “No Hacer” es otro tópico que oigo mucho últimamente. Reconozco que yo misma lo predico y hago uso de él, pero hay que tener cuidado. Por eso siempre vuelvo a Kundalini Yoga, porque me mantiene con los pies en el suelo por mucho que suba a los cielos, porque 3 minutos de respiración de fuego bastan para deshacerme de una neurosis, porque 3 minutos de Sat Kriya me ponen las pilas , porque simplemente con un mantrale doy la vuelta a una emoción negativa,  y sobre todo, porque me da la capacidad de discernir entre lo que me sirve y lo que no, recordándome que Yo Soy la arquitecta de mi vida a cada paso que doy, con cada respiración, con cada pensamiento, con cada acción.

Ayer tuve mi primera experiencia virtual de establecer uno de esos puentes entre personas de los que os hablaba antes. Muchos ya sabéis que hace casi un año que dejé mi vida, trabajo y relaciones en Barcelona para establecerme con mi marido y mis hijas en Escocia. Aunque he seguido recibiendo mensajes y llamadas de gente interesada en mis clases, nunca había sentido la disposición de lanzarme a una nueva aventura online hasta ahora. Estoy segura de que el hecho de haber recuperado una práctica y disciplina personales ha tenido mucho que ver. Fue maravilloso poder comprobar como trabaja la energía independientemente de la presencia física y que crear un espacio virtual perfectamente válido y eficaz para la otra persona es posible. Indudablemente, se requieren otras herramientas que apoyen la práctica personal en casa mas allá de las kriyas, meditaciones y videos que saturan la red. Saber hacer uso de todo ese material adecuadamente no siempre es fácil, poder recibir una guía, obtener las indicaciones apropiadas para una práctica segura a nivel físico y tener a alguien que te ayude a trazar un mapa de ruta puede ser algo realmente eficaz en tu propio proceso de transformación. Surgió así, sin más, porqué así tenia que ser. Sentí que podía ayudar a esta persona a pesar de los 3000km de distancia que nos separan y le propuse una conexión por Skype sin conocerla de nada. Había un anhelo por ambas partes, en ella de hacer un cambio en su vida a través de la práctica de Kundalini Yoga y en mi el de servir a quien realmente siente esa necesidad de transformación y está dispuesto a poner todo de su parte para lograrlo.

Esta primera sesión ha sido mi inspiración para crear algo bello que pueda servir a más personas.  Concibo esta experiencia como una excelente oportunidad para darle forma a algo que ya hace mucho tiempo que me estaba rondando.  Por eso no me puedo relajar y quedarme en el “No hacer nada”. Más bien todo lo contrario, esto es una llamada a la acción en toda regla, el principio de un nuevo Proceso Creativo.

El Universo me ha mostrado que el mejor Marketing es confiar en uno mismo, el trabajo sincero y la capacidad de disfrutar con lo que haces desde la aceptación y el entusiasmo por la vida.

Infinitamente agradecida,

Maribel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s